Seleccionar página

todo sobre mi

soy Macarena, fotógrafa de Familia y Lifestyle

“ANTI-POSES”

HAS LLEGADO HASTA AQUÍ POR ALGO.

Te gustaría guardar el recuerdo de tu familia  tal y como es ahora.

¿Te aburren las sesiones de fotografías de familias con poses predefinidas para TODAS las familias?
Seguramente sentirás que no te dice nada tanto postureo y además eres incapaz de ver reflejada la personalidad de tus hij@s en este tipo de sesiones fotográficas pero parece que hay poca alternativa en el mundo de la fotografía.

Como fotógrafa de familia “Antiposes” me encanta las personas reales y auténticas como TÚ, por ello he creado unas sesiones fotográficas de familias diferentes en las cuales documento durante 24 horas la vida de tu familia tal y como es ahora, incluida la locura.

  • Vida REAL
  • Momentos divertidos
  • Amor de familia
  • Poses y Postureo
Fotógrafa de Familia

Mi propósito

Guardar TU recuerdo y el de TU familia a través de la fotografía.

No hay nada más divertido que tu día a día. Los años vuelan y los niñ@s crecen muy rápido y lamentablemente nuestra memoria es limitada.

Lo común, la locura y los pequeños gestos de amor que conforman tu vida son las fotografías que más a  valorar dentro de unos años y las que tus hij@s querrán ver cuando crezcan.

Pero si has llegado hasta aquí es porque quieres saber quien está detrás de la cámara.

LA SEGUNDA DE UNA FAMILIA NUMEROSA

Nací en Sevilla, soy andaluza hasta la médula y supongo que por eso siempre me gustó volver a mi tierra. Soy la segunda de cuatro hermanos, tuve una infancia muy feliz rodeada de hermanos, abuelos, amigos, aire libre y muuucho tiempo libre para inventar travesuras.

Recuerdo que ya desde pequeña me encantaba ver aquellas cajas de hojalata repletas de fotografías, me parecían como un tesoro.  

En mi niñez fui extremadamente tímida, pero mi timidez se fue gracias a los Scout y con ellos vinieron otras cualidades como: trabajo en equipo, pasión por la naturaleza, conciencia social y espíritu explorador.

La verdad que mirando atrás mi infancia fue ¡La LECHE! De aquella etapa consevo la capacidad de reir alto a carcajada, de andar descalza cada vez que puedo,  el amor por los animales y la fascinación por las pillerías.

En las sesiones de fotografías de familia me siento identificada con los peques traviesos y soy capaz de adelantarme a sus actos e inmortalizarlos.

Desde que tengo recuerdo me han gustado los deportes, jugué al baloncesto hasta los 15 años y aunque no era NADA buena, me lo pasaba bien. Me gustaría contaros que lo dejé pero la verdad es que me echaron. Cosas de la vida, supongo que con mi 1.65 mts no llegaría a ser ninguna Amaya Valdemoro.

Cursé el instituto sin pena ni gloria. Me costaron mucho estos dos años: clases interminables, obligatorias, asignaturas que no me motivaban… comencé a suspender por primera vez, aunque al final de curso siempre aprobaba.

En 2006 entré en La Universidad Pablo de Olavide donde estudié la Licenciatura en Ciencias Ambientales.

Explorando el mundo y Re-evolución

La universidad fue para mí una revolución, no por la enseñanzas académicas y humanas, que dejan mucho que desear, sino porque me dió libertad para organizarme a mi manera.

Puedo decir que no suspendí ningún examen en toda la carrera y no iba a clase más de dos días seguidos a la semana ¡Vaya cambio! Además conocí a David, mi actual pareja y mi compañero de vida.

En esta época aprendí que era mucho más eficiente trabajando por tramos, es decir, cuando había exámenes estudiaba “a muerte”, cuando no me esforzaba en trabajar duro para conseguir dinero para cuando no tuviera que estudiar ni trabajar enfocarme en disfrutar al 100% y viajar.

En estos años de universidad aprendí mucho fuera de ella, desarrollando múltiples y diversos trabajos, consiguiendo Becas para estudiar en el extranjero (Lituania y México) y experimentando el mundo por mí misma, andando mi propio camino.

Descubrí las ventajas de viajar lento , sin destinos fijos ni planes establecidos y le cogí el gusto. Comencé con un viaje de 13 días por Marruecos, le siguió otro de 2 meses y medio por India y Nepal y uno de 3 meses y medio por toda la Península Ibérica con nuestra primera casa instalada en una furgoneta.

La fotografía apareció entonces como una manera de mantener el recuerdo de toda las experiencias vividas y los aprendizajes, ya que la memoria humana es bastante limitada.

En el año 2012 comencé un viaje sin fecha de regreso que me llevaría desde México a la Patagonia Argentina para finalizar en Rio de Janeiro.

Viví de viaje durante 14 meses recorriendo Latinoamércia a dedo con el amor de mi vida y con muy poco dinero. Fue un viaje muy revelador, lleno de experiencias, dificultades y personas, sobre todo buena gente que nos ayudaba y nos aportaba muchas enseñanzas por el camino.

¡Ah! ¡Y además me rapé el pelo!

Con la autoestima por las nubes y con muchos planes en la mente regresamos a España.

DEL CIELO AL INFIERNO

Tenía un plan muy definido: llegar, abrazar a los míos, trabajar, ahorrar y salir de nuevo a viajar, esta vez para quedarme a vivir en algún país de Latinoamérica donde David y yo tuvieramos más oportunidades laborales ya que España estaba sumida en plena crisis.

¡ERROR!

 

La vida tenía sus propios planes y a los dos meses de volver mi padre falleció repentinamente.

Conservo como un tesoro la última fotografía que nos tomamos juntos, que coincide con la última vez que vi a mi padre en la feria de Abril. Es un regalo de vida que lo guardo con mucho cariño.

Me sentí destrozada, cargué con el peso de mi familia al hombro, entré en un trabajo rutinario que no me gustaba y perdí la energía de levantarme por las mañanas. Seguía sabiendo lo que no quería pero había perdido la ilusión de luchar por seguir mi propio camino.

RE-INVENTÁNDOME

Fue entonces cuando decidí comprarme mi primera cámara profesional. Con la fotografía y con tiempo comencé poco a poco a curarme.

La práctica de este arte me exigía estudiar, progresar, pararme a observar lo bello que me rodea a diario, concentrarme para poder capturar el momento presente, en definitiva, vivir el aquí y ahora.

Me encantaba los lugares a los que me llevaba, me hacía realmente estar allí, no solo observando sino sintiéndome parte del momento y el lugar. Además me forzaba a salir de mi zona de confort y allí es donde hallaba más inspiración. Son los momentos de mayor dificultad los que más saben.

Pronto me sorprendí con las pilas cargadas, levantándome de un salto de la cama a las 5 AM para hacer un amanecer, fotografiando eventos deportivos o haciendo reportajes de familias disparando durante 14 horas seguidas.

La fotografía me aportaba todo aquello que siempre quise, así que decidí reinventarme y lanzarme como Fotógrafa de Familia y Lifestyle.

Además comencé un proyecto solidario fotográfico Re-Cordis en Marruecos acercando la fotografía a las poblaciones más remotas y rurales de este país. 

Siguiendo mi camino

Hace tres años que comencé a andar por el sendero que siempre había querido, lleno de libertad, aprendizaje, personas y en contacto con la naturaleza. 

La fotografía es una aventura, un camino lento, donde cada paso es único y no tiene por que ser el correcto. Me cambió la manera de ver el mundo y relacionarme con él, llevándome a conocer muchas personas.

Poco a poco van encajando las piezas del puzzle y voy construyendo una vida más acorde con mis valores, en la cual intento dejar las exigencias del mundo “instagramer” y la tiranía de la perfeción para disfrutar cada día de mi rutina imperfectamente real y divertida. 

Llevo una vida muy normal y me encanta.

Cuando no estoy fotografiando me dedico a pasear a Bsaja por el campo, beber cerveza, reirme con mis amigas, leer, hacer ejercicio, tomar cafe con mi madre y mi hermana, jugar con mis sobrinos, viajar en mi furgoneta, aprender de cualquier tema por el que me de en ese momento y acariciar a Bsaja y a mi compañero de camino David, con el que comparto casa, vida y proyectos.

Como puedes ver llevo una vida normal dedicada a cosas normales.

¿QUÉ QUIEN SOY YO?

Soy una chica normal con el mejor trabajo del mundo: fotógrafa de familia.

Estoy construyendo mi futuro a base de narrar historias de familias, personas y lugares a través de la fotografía.

¿Quieres unirte a la revolución de la gente normal?

Actualizado: 01/03/18

testimonios

, Lo que mis clientes dicen de mi.

“Nos hiper encantó tu compañía el día de las fotos. Los chicos super felices contigo ya que pensaron en un principio que les ibas a pedir poses y sonrisas…. ¡Y todo lo contrario!

Nos encanto tu técnica de estar pero no estar ya que así las fotos salieron super naturales.

¡Ojalá tuviéramos presupuesto para llevarte todo el viaje!”

Hermán
Buenos Aires, Argentina
” Maca es genial. Me lo pasé muy bien. Jugamos mucho.

Marina y yo queremos que venga más días a casa.”

 Paula y Marina ( 4 y 2 años)
Sevilla, España

“Increíble la experiencia. Macarena es una persona cercana y muy amable. Un encanto con toda la familia (las niñas las adoraron desde que entró).

Además es una profesional espectacular , con mucho gusto y sabiduría en los encuadres y luces.

No se separa de la cámara pero no te das cuenta, hasta que ves todas las fotos que te da.

Muchas gracias por la experiencia.”

Silvia
Sevilla, España

¡No seas tímida! Preguntame lo que quieras

© Macarena Bohorquez. Todos los derechos reservados.

error: