Seleccionar página
no te autolimites y rápate el pelo
Desarrollo Personal

 Calla al “troll” que vive en tu cabeza y olvidate de las autolimitaciones

Macarena Borquez,  9 Enero 2018

¿Eres consciente que la mayor parte del tiempo la vida no es la que te pone limitaciones sino que eres tú misma?

Sé que me dirás que tú lo tienes más difícil por esto o aquello, o que yo no sé por lo que has tenido que pasar.

En eso tienes razón, no tengo ni idea.

Pero ¿Por qué no piensas que los demás también tienen sus cargas (sus mochilas donde meten los problemas) y tú, al igual que yo, no tienes ni idea de ellos?

Por lo general no todas partimos de la misma base, es cierto,  pero todas tenemos que lidiar con nuestros asuntos.

Por esta razón hoy te quiero hablar de las autolimitaciones que nos ponemos nosotras mismas y como puedes callar al troll que vive en tu cabeza.

Somos nuestras peores enemigas

 

Por más que me pese reconocerlo, siempre he odiado que cualquier persona me dijeran que NO, desde mis padres cuando era pequeña hasta en cualquier ámbito de mi vida adulta.

Por lo general no lo digiero bien, en primer lugar, porque tengo falta de aceptación y en segundo porque me produce sentimientos negativos.

Estos son esencialmente algunos de mis pensamientos cuando escucho una negativa:

  • ¿Y por qué no voy a poder?
  • ¿Quién eres tú para negarme esto?
  • ¿Estará enfadado conmigo y por eso ha dicho no?
  • ¿Se habrá molestado por mi pregunta? No tenía que haberle preguntado.

Como las negativas me producían estos sentimientos con los que no estaba cómoda decidí evitar las preguntas donde me pudiesen contestar con un NO. Es decir me estaba poniendo encima autolimitaciones.

¿Te das cuenta?

Acababa negándome algunas áreas de mi vida, auto limitándome por el miedo a recibir un NO.

Siempre quise hacer retratos a personas desconocidas porque veo a personas muy bellas por la vida, personas con carácter, con algo singular y especial que me atrapa.

Pero me tenía que acercar a preguntarles si podría retratarlos y la posibilidad que me dijeran «NO» me hacía no llegar nunca a preguntarles.

 

Por lo que mis propias autolimitaciones me hacían sufrir, nadie me lo impedía solo el pequeño troll que vive en mí cabeza y que me decía «¿Para que vas a pasar este mal rato si te va a decir que no?»

Hasta que por suerte un día me aventuré, no tenía nada que perder y por supuesto recibí un NO.

Me hizo sentir incómoda  pero lo encajé.

Ten en cuenta que es posible que si eres una persona normal, como yo  que no llevan una vida de instagramer tengas que practicar aquellos campos que te cuesten desarrollar. Como todo en la vida !Es cuestión de práctica!

Advertí que la única manera de sobrellevar el malestar que me producía una negativa era exponerme a ella muchas veces y así crecer.

Proyecto-solidario-recordis-autolimitaciones
Trabajando en el Proyecto Solidario Recordis.

Superando mis autolimitaciones

Desde entones hasta hoy he tenido que lidiar con muchos «Noes» que yo misma me imponía como

Y es que NO soy:

  • Fotógrafa

Pensaba que los fotógrafos eran los que estudiaban en escuelas de fotografía que no podía pagarme. Debido a este pensamiento autolimitante pasé 2 años trabajando como fotógrafa antes de que me autodenominara fotógrafa de familias.

Llevo haciendo fotografías y estudiándola 10 años y en este tiempo además de aprender y practicar muchísimo aprendí que los grandes fotógrafos/as de la historia no han ido a ninguna escuela de fotografía.

¿Quién me impedía ser fotógrafa?

Parece que yo misma.

Fotografíar sin autolimitaciones
Fotografiando la naturaleza, otra de mis pasiones.
  • Empresaria/emprendedora

Ten en cuenta que vengo de una familia nada emprendedora, siempre han trabajado por cuenta ajena y además  de pequeña quería ser funcionaria para “no complicarme la vida”.

Sin embargo, a  día de hoy la sola idea de trabajar para la administración pública me horroriza. Soy demasiado inquieta para la forma de trabajar que hoy en día plantea el funcionariado.

Pero yo no era empresaria. No sabía venderme, no sabía contabilidad, gestión, poner precio a los productos, marketing…

Por esta razón pensaba que NO iba a tener éxito emprendiendo porque no era empresaria.

Por consiguiente me pase dos años combinando trabajos precarios por cuenta ajena con ensoñaciones de emprender.

Hasta que me lancé.

¿Qué tengo que perder? Puede que hasta ahora no haya sido empresaria pero ¿Qué me lo impide a día de hoy?

De nuevo, yo misma y mis autolimitaciones.

emprender sin autolimitaciones

Álbum de una sesión fotográfica «Un día de TU Vida»

  • Creativa

Siempre crecí pensando que no era creativa. No sabía, no servía, no tenía talento.

A eso se le sumó una educación plástica que dejaba mucho que desear en la cual, por desgracia, o sabías pintar bien o prácticamente no servías para ser un creativa.

Así que me lo creí, compré esa “verdad”.

A pesar de negarme esa faceta tan importante era feliz asumiendo que yo era buena para el ejercicio, para viajar, pero no para la creatividad.

¡Hasta que llegó a mí una cámara de fotografía!

Me descubrí haciendo fotografías que cambiaban el punto de vista, jugando con ángulos, con diafragmas, con el tiempo para crear paisajes que el ojo humano no veía de tal manera que al cabo de unos años pensé… ¡Oye esto es creativo!

Desde entonces veo que la creatividad no se limita a la pintura ya que puedes ser creativo en tu día a día, en la manera de ordenar tu casa, de practicar un deporte incluso de andar por la calle.

Como consecuencia he estado 20 años negándome esta faceta.

Creatividad sin autolimitaciones

Álbum de una sesión fotográfica «Un día de TU Vida»

  • Suficientemente guapa para raparme

¿Quién no ha visto una modelo rapada y ha pensado “Es que ella es muy guapa y puede raparse”?

Evidentemente yo también lo pensaba, además con el tiempo advertí que este es un pensamiento fuertemente clavado en nosotras.

En nuestra sociedad hay un vínculo muy fuerte, sobre todo en las mujeres, entre el pelo y la belleza por lo que el hecho de raparse al cero crea diferentes reacciones.

Siempre quise raparme, de pequeña me encantaba tocar los pelos picuditos de mis hermanos cuando se rapaban por lo que me podía pasar horas acariciándole la cabeza.

No paraba de preguntarme:

  • ¿Qué se sentirá al no usar casi champú? ¿Y no secarse el pelo?
  • ¿Y eso de no tener que peinarme?
  • ¿Sentiré el calor, frio, viento, el agua en mi cabeza?
  • ¿Sentiré la falta del peso de mi pelo?

A pesar de que tenía muchísima curiosidad los miedos la superaban y me decían cosas como:

  • Tienes la cabeza Bohórquez así que si te quitas el pelo se va a descubrir tu tremendo cabezón.
  • No eres muy femenina por lo que te pueden confundir con un hombre.
  • Tienes la cara redondita así que vas a parecer una pelota de billar por más que quieras solo las delgadas pueden raparse.
  • No eres lo suficientemente guapa para hacerlo.

Así que un día me harté y por tanto me hice rastas a sabiendas de que cuando me hartara de la única solución era raparse.

Y llegó el día, me rapé.

Bueno más bien me rapó mi chico, David, a pesar de que a él no le hacía gracia la idea de verme sin pelo.

Y decidí hacer un video para recordarlo siempre haciendo honor a Los Delincuentes una de las bandas andaluzas que más me gustan.

Te invito a que veas el video, un recuerdo imborrable que me llena de alegría y fuerza cada vez que lo veo porque significa la liberación de algunas de mis autolimitaciones.

Por eso te quiero animar a callar al troll que vive en tu cabeza y que te dice “¡TÚ NO…!

¿Quién dijo que hay que ser Natalie Portman para poder raparse?

No te autolimites y rápate el pelo
rapar-el-pelo-autolimitaciones
rapar-el-pelo-autolimitaciones
rapar-el-pelo-autolimitaciones

Cada domingo comparto lo que aprendo con mi lista de correo.

Solo por el placer de comunicarnos. Sin regalitos ni estrategias cutres de marketing.

Añade tu comentario porque me encanta escucharte. 

    • ¿Cuáles son las autolimitaciones que te pones en tu día a día?
    • ¿Estás dejando algún proyecto o sueño apartado porque piensas que no eres suficiente en determinado aspecto?
    • ¿Te gusataría raparte alguna vez y no te atreves?

     

    Y si por alguna casualidad este video te anima a dar el paso para raparte te pido que me hagas llegar una fotografía tuya, el video o tus reflexiones. Si lo publicas en instagram usa el hagstag #todomedaigual.

    Con gusto lo incluiré en este post y con suerte más personas se sacudirán sus miedos y sus autolimitaciones. Un abrazo enorme y gracias por leerme.

     

    ¡No seas tímida y exprésate con libertad!

 

Los 3 artículos recomendados

RECORDIS

Nacimiento proyecto Solidario RECORDIS

UN DÍA DE TU VIDA

La familia Zapp en la feria de Abril

DESARROLLO PERSONAL

Cambia tu cuerpo para emprender y conseguir tus objetivos

error:

Pin It on Pinterest